jueves, enero 27, 2011

SOY LIBRE



















Se pierden en la noche del tiempo los momentos de alegría y de sueños que compartí contigo. Difuminada está tu imagen en la niebla; ya no escucho en mi mente la dulce voz y las cristalinas risas que atravesaban mis oídos y erizaban mi piel, derritiendo mi alma castigada por los avatares de la vida.

Hoy me siento libre, se rompieron las cadenas que a ti me ataban y me impedían vivir. Hoy ensancho mi pecho y aspiro el aire limpio; vuelo y veo el mundo desde lo alto, y aparece diáfano el horizonte en todas direcciones…

Entiendo que te había sobrevalorado, que no eres la singular estrella capaz de iluminar mi mundo, ni siquiera eres estrella sino vulgar reflejo en el espejo de la luz de los luceros.

Nada haces que no tenga un determinado propósito, todo lo has perfectamente calculado. Lo demás: tu proclamada sensibilidad, tu amor y tu humildad es puro teatro.

Hoy me siento libre, ¡sí, libre al fin! Puedo volar, y vuelo.

26 comentarios:

  1. Amigo Juan, tenemos demasiadas cadenas que nos atan a esta vida, a su gente, los bienes y los hábitos, la comodidad física, aunque la mental ande por los suelos.
    Hagámonos libres rompiendo esas cadenas.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  2. Jo, que grito de libertad!!!

    Me alegro.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. CHAPEAU!!!!!!!!!

    Que bien lo escribiste!
    Me lo prestas para publicar en mi blogue de Noites?

    Dime algo por favor.

    Besos
    Flor

    ResponderEliminar
  4. Eso es, Antonio,vivimos encadenados a personas, entidades y creencias. Rompamos pues las cadenas y que nada ni nadie nos impida ser nosotros mismos.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Pues yo también me alegro,Toro Salvaje.¡Abajo las cadenas!

    (Pero quita el pie y cuida que no te caigan encima, pues ¡eso duele...!)
    Saludos, amigo.

    ResponderEliminar
  6. Florecilla, tuyo es, tómalo y ponlo donde quieras. Un beso
    Y te regalo también esta canción:
    http://www.youtube.com/watch?v=ZJwbZCvRuu4

    ResponderEliminar
  7. Un placer llegar a saludarte y deleitarme con este post.

    Las famosas cadenas con la cual nos atamos nosotros mismos. Lo importante es darse cuenta a tiempo.

    Recién llego de mis vacaciones y estoy tratando de ponerme al día con lo pendiente.

    Abrazo desde el caluroso Buenos Aires

    ResponderEliminar
  8. Que prosa poética nos regalas hoy
    Juan es muy buena.
    FELICIDADES


    mario

    ResponderEliminar
  9. Gracias Juan!

    Ya publiqué. A ver si te gusta.

    http://romantiquices.blogspot.com/2011/01/soy-libre.html

    ResponderEliminar
  10. Muy linda la canción de Nat King Cole.
    La he puesto en facebook.
    Gracias
    Un beso
    Flor

    ResponderEliminar
  11. ¡Hola, SUSURU! Qué bueno que regresastes. Ya me contarás de tus vacaciones.
    Gracias por pasar. Un beso

    ResponderEliminar
  12. Gracias, Mario. Me alegro de que te guste.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  13. Hola, Flor, sabía que te gustaría esa canción.
    Sí, me gusta como ha quedado el texto en tu blog. Gracias. Un beso

    ResponderEliminar
  14. Hola, Juan: Siento comunicarte que ya no vas a ser libre, porque abandono mi ausencia para leer y vuelvo al blog para comentar. Así qee vuelves a estar prisionero de mis futuros comentarios. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  15. Juan me encantó, la belleza del amor reside en la libertad de las palabras, tú hiciste bello la liberación de tu sentir.
    Un beso :-)

    ResponderEliminar
  16. Qué maravillosa sensación esa de respirar aire puro y sentirse libre. Y que parte tan grande de la vida pasamos encadenados cada uno a su grillete: el trabajo, las obligaciones, los hijos... hay que aprovechar la libertad porque al menos la mía la tengo a ratitos.
    Un abrazo amigo.

    ResponderEliminar
  17. que hermoso Juan, realmente me viene como anillo al dedo, si puediera hacer yo lo mismo que dice el poeta en este poema. un beso grande!

    ResponderEliminar
  18. Ja,ja,ja,Fernando, cuando dijiste que dejabas el blog me reí. Lo mismo dije yo hace un año y no pude: demasiado poderoso es el virus de la amistad que une a los blogueros; no podemos pasar si ellos.Somos blogadictos.
    Un placer caer prisionero tuyo. Un abrazo, amigo.

    ResponderEliminar
  19. Oréadas, me encanta lo que has dicho.Gracias por pasar. Un beso grande

    ResponderEliminar
  20. Mamen,te entiendo bien, amiga: los hijos,el trabajo siempre queda algún grillete que nos impide ser completamente libre.
    Pero hay algunas cadenas que nos aprietan día y noche y limitan nuestros movimientos, nuestros actos,la libre expresión; nos impiden participar en cosas y llevar a cabo sueños...
    De ésas hay que liberarse y respirar aire puro que alivie nuestros pulmones y acaricie los corazones.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. M. Susana, me alegro que te guste, amiga.No es fácil romper con todo lo que nos ata, pero creo que hay que intentarlo, no dejar que nadie ni nada nos moldee a su antojo y ser uno mismo.Gracias por tu vista.
    Un beso

    ResponderEliminar
  22. Juan, escribe usted de maravilla y por eso uno no pierde el tiempo cuando visita su blog.

    Le he dejado un comentario en la última entrada publicada por María, la señora de Chipiona, en la bitácora de ella.

    Reciba mis más cordiales saludos desde Málaga.

    ResponderEliminar
  23. Hola, R.A.F.A.E.L.
    Muchas gracias por sus amables palabras. Voy a ver qué ha escrito allá. Saludos

    ResponderEliminar
  24. Decirte que me gusta tu prosa y desearte buena semana.

    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Muchas gracias, María, feliz semana para ti también.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  26. hola Juan

    pues a volar se ha dicho, un precioso canto de libertad

    un abrazo

    ResponderEliminar